Haz que las recetas funcionen para toda tu familia


Por Jessica Caouette, MS, RDN, LDN

Con nuestros sencillos consejos, puedes ajustar las recetas para utilizar lo que tienes a mano y satisfacer las necesidades de tu familia.

¿Has visto alguna vez una receta que querías hacer y luego te has encontrado con un ingrediente o un paso que te ha hecho ignorarla? ¿Por qué el ingrediente o las instrucciones te hicieron descartar la receta?

¡Buenas noticias! Las recetas son simples manuales de cocina, y no siempre hay que seguirlas al pie de la letra. De hecho, saber hacer pequeños cambios en las recetas puede ahorrarte tiempo y dinero y satisfacer las necesidades de tu familia. 

  • Tip #1: Si una receta requiere un alimento que es demasiado caro, difícil de encontrar o que no te gusta, sustitúyelo por otro. Por ejemplo, si una receta pide frutas o verduras, utiliza las que son de temporada. Si los productos de temporada son difíciles de encontrar, pruébalos en su forma congelada. Utiliza las frutas en esta receta de Bolsitas de mantequilla de maní y plátano. ¿No hay plátanos? Prueba con manzanas en rodajas, papaya, melón o con pasas.

¿Tienes miedo de que tu receta no salga bien si haces una sustitución? 

  • Tip #2: No te preocupes - y sigue practicando. A medida que vayas adquiriendo confianza en la cocina, mejorarás en la realización de sencillos ajustes en las recetas. Piensa en las recetas como categorías: sopas, platos de una sola olla, ensaladas, wraps, etc. Para cada una de ellas, intenta sustituir un ingrediente. Si una receta de sopa requiere col rizada cocida, prueba con brocoli. Si una receta de sándwiches requiere carne de charcutería, prueba con huevos en rodajas, puré de judías negras o garbanzos o restos de carne. Prueba los Wraps de Vegetales para una comida rápida para llevar.

¿No sabes qué preparar para la cena? 

  • Tip #3: Está bien empezar sólo con un concepto o una idea en lugar de una receta exacta. Fíjate en lo que tienes a mano, incluyendo las sobras, piensa en los gustos de tu familia y en el tiempo que podrías tener para preparar la comida. En esta ensalada de espinacas con huevos, puedes utilizar cualquier tipo de lechuga que tengas a mano en lugar de las espinacas. Para ver las comidas que se preparan en menos de 30 minutos, visita el buscador de recetas de Cooking Matters y filtra por "comidas de 30 minutos". 

¿No sabes cómo hacer que todos coman lo mismo?

  • Tip #4: Prueba con comidas sencillas que le permitan a los niños o a otros comedores quisquillosos elegir sus propios ingredientes o toppings. Una comida sencilla puede servir para que los miembros de la familia con diferentes necesidades o gustos puedan modificarla en la mesa. Por ejemplo, sirva las salsas o los aderezos al lado. O bien, crea una cadena de montaje para wraps, ensaladas, tacos u otras comidas que puedas hacer tú mismo. Prueba los tacos de pavo esta noche.

Para más consejos sobre recetas, consulta la lista de reproducción de YouTube de Cooking Matters: Replantea tus recetas

Para obtener más consejos y recetas, visite CookingMatters.org. 

Traducido por Jennifer Cajina Grigsby. 
 

Envía COOK al 274 448 para obtener recetas saludables y económicas con las que toda la familia sonreirá.

C:UsersjcaouetteAppDataLocalMicrosoftWindowsINetCacheContent.MSOEE651B73.tmp
 

Go Back