Seamos Honestos: Cuando el Padre que Todo el Mundo ve no es Quien Realmente Somos


por Modern Mommy Doc

Colega: ¡Hola, buenos días! ¿Cómo estás?


Lo que quiero decir: Bueno, dormí 4 horas, desayuné en la fila de la escuela de mi hijo después de ayudarlo a estudiar para su examen de ortografía deletreandole palabras mientras estaba en la ducha, y toda la mañana me he estado preguntando si mi jefe se va a enojar cuando pida salir temprano otra vez para llevar a mi hijo al ortodoncista.

Lo que realmente digo: Bien, ¡gracias! ¿Cómo estás?


Es difícil dejar que alguien vea lo que realmente está pasando. Ponemos nuestras sonrisas, nuestras actitudes de "todo está bien", y seguimos trabajando. Día tras día tras día.


Es agotador. 

Los padres (y especialmente las madres) están acosumbrados a construir estos muros que fomentan la mentalidad de "yo puedo hacerlo todo... y lucir muy bien haciéndolo". Nos ponemos máscaras que no dejan entrar a nadie. Que no permiten que nadie vea quiénes somos realmente y cómo nos va en realidad. Y no nos las quitamos para casi nadie. 


La vulnerabilidad es, bueno, vulnerable. Da miedo.


¿Y si alguien ve mi verdadero yo y me rechaza? ¿O piensa que lo que estoy pasando no es para tanto? ¿Y si simplemente piensan que soy un desastre?


Ser vulnerable nos permite crear confianza en nuestras relaciones, ya sea con otros padres o con nuestra pareja. Así es como nuestras relaciones se fortalecen y construyen una conexión más profunda.

 

Pero si somos sinceros con nosotros mismos (y en esto levanto totalmente la mano), a veces ni siquiera sabemos cómo hacerlo.

 

¿Qué significa ser vulnerable?

 

¿Qué significa ser vulnerable en una relación? ¿Cómo sería en realidad?

 
Ser vulnerable significa dejar espacio para estar en silencio con nosotros mismos. Necesitamos espacio para ser capaces de ser reales. ¿Qué es lo que realmente quieres hacer dentro de 5 años? ¿En qué quieres realmente invertir tu tiempo ahora? ¿A qué dedicas REALMENTE tu tiempo? ¿Son esas cosas las mismas? Tenemos que analizar a fondo esas respuestas, pero no podemos hacerlo si no somos capaces de aquietar nuestra mente lo suficiente como para encontrar ese espacio.

 

Ser vulnerable significa ser honesto con las personas que nos rodean sobre cómo estamos realmente. Esto es difícil. Tenemos que quitarnos esa máscara que dice: "Yo puedo, todo el tiempo" y empezar a hacer saber a tu círculo más cercano que, de hecho, no puedes, la mayor parte del tiempo.

 

Ser vulnerable significa desarrollar una práctica de autocompasión consciente. Como madres, estamos acostumbradas a tratarnos a nosotras mismas como lo haría un sargento instructor: de forma dura y crítica. Ya somos muy hábiles para retarnos a nosotras mismas cuando no somos madres, no nos presentamos en nuestro trabajo o no nos presentamos como queremos.


La autocompasión consciente consiste en aprender a animarnos en los momentos difíciles con amabilidad en lugar de con críticas. 

 
¿Cómo puedes quitarte la máscara en un solo aspecto de tu vida? ¿Llamar a ese amigo que has estado posponiendo? ¿Pedir más ayuda en casa? Inténtalo en una sola área y luego observa cómo se convierte en una bola de nieve con el resto.


Traducido por Jennifer Cajina Grigsby. Este artículo apareció originalmente en Modern Mommy Doc Blog.

 

yes ¿Te gusta este post? No te olvides de inscribirte para recibir nuestros mensajes de texto gratuitos, con información sincronizada exactamente con
la fecha de nacimiento de tu hijo. 
Envía el mensaje BRIGHT al 274 448 para inscribirte.

Go Back