4 Claves Para una Crianza Bilingüe Efectiva


Por Maritere R. Bellas

Si estás buscando enseñarle a tu hijo(a) tu idioma materno, o tu segundo o tercer idioma, aquí encontrarás una guía rápida para encaminarte en la crianza bilingüe con éxito.

Cuando empecé la crianza bilingüe en Estados Unidos, no tenía muchos recursos en nuestra comunidad para exponer a mis hijos a mi idioma nativo (español) pero queríamos que fueran bilingües, no solo para que tuvieran mayores oportunidades en el futuro, sino porque también era mi forma de conectarlos conmigo, con mi cultura y sus raíces.

Hoy son adultos y ambos pueden aprovechar su bilingüismo para seguir en contacto con familiares y amigos que hablan español, viajar con confianza a diferentes países y desempeñarse con éxito en sus empleos.

Alinea tus expectativas con la realidad de tu familia.

Antes de empezar a introducir un idioma adicional a tus hijos, ya sea desde el nacimiento o más grandes, es importante tener expectativas realistas y que se ajusten a las circunstancias de tu familia para no desanimarte durante el proceso.
Te invito a hacerte las siguientes preguntas

  1. ¿Aparte de ti, qué otras fuentes de exposición al idioma tendrán diariamente tus hijos? ¿Tu pareja o familiares y amigos cerca lo hablan? ¿En tu comunidad hay actividades en ese idioma? ¿Podrías inscribirlos en clases particulares o en un programa de inmersión?
  2. ¿Para ti es importante que lo hablen, escriban y lean con fluidez? ¿Quieres que alcancen el nivel nativo, o que simplemente puedan entenderlo y hablarlo?
Estas respuestas te van a ayudar a tomar formalizar un plan de lenguaje para tu familia y el cuál guiará tu proceso. 

Define el método que usarás en casa.

El segundo paso luego de tomar la decisión de criar bilingüe (o multilingüe) es definier el método a usar. Cada familia es distinta, así que es importante que encuentres cuál de los métodos o estrategias de crianza bilingüe se ajustan a la dinámica de tu hogar, estos son los más comunes:

 
  • Una persona un lenguaje (OPOL One Parent One Language): Es un método donde cada adulto escoge un idioma para hablar con los hijos. En el caso de familias biculturales cada uno habla su idioma nativo; en parejas bilingües uno de los padres escoge usar el idioma minoritario. También lo usan las familias que quieren reforzar en casa dos idiomas distintos al idioma de la comunidad.
  • Lengua minoritaria en casa (MLAH Minority Language at Home): En este caso ambos padres hablan el mismo idioma con los hijos y la familia habla únicamente ese idioma en casa.
  • Tiempo y Lugar (Time and Place): Este método es muy usado por familias con más de 3 idiomas en casa, donde escogen lugares, momentos del día o días de la semana para hablar, leer o ver televisión en cada uno de los idiomas.

Hazlo de forma natural.

Si bien las clases particulares, los programas de aprendizaje de idiomas online, flashcards, cajas de subscripción y demás recursos para aprender un idioma pueden ser de ayuda, lo más importante es aprovechar al máximo las actividades que hacen parte natural de la vida de un niño.

 
  • Empieza a hablar en el idioma meta: Si puedes hablar el idioma, aunque no seas hablante nativo, comienza a incluir palabras y frases en tus rutinas diarias.
  • Escucha música de artistas nativos: La música es una herramienta poderosa para practicar la pronunciación de cualquier idioma y aprender las estructuras gramaticales, mientras también los expones al contenido cultural. Para introducir el idioma, primero busca canciones cortas y divertidas que se ajusten a su edad y que introduzcan vocabulario básico para animarlos a repetir palabras y frases, luego agrega más canciones populares y tradicionales; no olvides bailar y divertirte.
  • Juega utilizando la lengua minoritaria: Cualquier momento de juego con tus hijos, a cualquier edad, es muy importante para que puedas conectar con ellos utilizando la lengua meta. Proponles actividades que sean de su interés pero también únete a los juegos que ellos plantean espontáneamente.
  • Lee todo lo que puedas: Aparte de todos los beneficios de la lectura, los libros te ayudan a introducir vocabulario que no utilizas todos los días. Si la pronunciación se te dificulta, apóyate con audiolibros.
  • Involúcralos en las tareas de la casa: Con las actividades cotidianas puedes utilizar gran variedad de vocabulario, introducir elementos culturales y animarlos a decir palabras y frases varias veces debido a la repetición de acciones. La cocina del país meta y las comidas también son una gran herramienta de aprendizaje.
  • Aprovecha el tiempo de pantalla: De acuerdo a la edad de tus hijos y siguiendo las precauciones de contenido y seguridad en línea, usa las aplicaciones, películas y programas de televisión en el idioma meta.


Escucha, observa y modifica.

La crianza bilingüe no se trata únicamente de enseñar un idioma, sino además de estar muy atentos a las necesidades de nuestros hijos y a cómo está avanzando nuestro plan bilingüe. A medida que los niños crecen y están en una nueva etapa de desarrollo, necesitamos ser capaces de identificar en dónde debemos hacer ajustes para poder avanzar en el proceso.

Finalmente, recuerda que la constancia es fundamental, y ser flexible para adaptarte a los cambios y necesidades de tus hijos y tu familia es clave para no convertir la crianza bilingüe en una tarea sino en tu estilo de vida que todos en casa pueden disfrutar.

 

Por Maritere R. Bellas
Autora galardonada, experta en temas de la paternidad bilingüe, multilingüe y multicultural.
http://maritererodriguezbellas.com/
https://www.facebook.com/maritererbellas
https://www.instagram.com/latinaboomermom/
https://twitter.com/maritererbellas

Go Back