Piscinas, aviones y más: Cómo proteger los oídos de tus hijos este verano


Por Regina E. Zappi, AuD, CCC-A

El verano (esperamos) trae consigo mucha diversión: viajes, juegos en el agua o visitas a eventos como conciertos, ferias y más. Desafortunadamente, también puede traer problemas de oído para los niños. Aquí tienes algunos consejos para mantenerlos a salvo sin dejar de disfrutar de tus actividades veraniegas.
 

Oído del nadador

¿Planes de ir a la piscina, el parque acuático o a la playa este verano? Asegurate de que tu hijo no presente signos de oído de nadador.

La otitis externa es una infección del conducto auditivo externo. Es diferente de la mayoría de las infecciones del oído (otitis media), que suelen infectar el oído medio, situado detrás del tímpano. La otitis externa puede producirse por la humedad atrapada en el canal auditivo o por una lesión en el mismo. Es más frecuente en los niños, aunque cualquiera puede padecerla. Los niños que llevan audífonos o usan auriculares con frecuencia pueden tener un mayor riesgo de infección.  

 

Los signos del oído de nadador incluyen:

  • Sensación de picor o dolor en el oído (los niños pequeños pueden tirarse de la oreja)

  • Secreción del oído

  • Enrojecimiento o hinchazón del oído externo

  • Cambios en la audición

  • Fiebre

La otitis externa suele tratarse con gotas para los oídos que el médico de tu hijo les daría. El médico también puede recetarles analgésicos y/o remitirles a un otorrinolaringólogo si ha progresado mucho. Si tu hijo experimenta cambios en la audición, es posible que le remitan a un audiólogo para que controle sus niveles de audición.

 
Para prevenir la otitis externa, mantén seco el canal auditivo de tu hijo al:

  • Secar bien los oídos de tu hijo con una toalla después de nadar o bañarse.

  • Inclinar su cabeza para que salga el agua de sus oídos. Mientras tenga la cabeza inclinada tira del lóbulo de la oreja de tu hijo para enderezar el canal auditivo y que salga el agua.

  • Haz que lleve tapones de nadador si nada mucho y/o es propenso a tener problemas de oído. Un audiólogo puede hacer moldes a medida para niños (y adultos).

NO:

  • Pongas nada en los oídos de tu hijo. Los hisopos de algodón y otros objetos pueden arañar su canal auditivo, facilitando la aparición de una infección.

  • Valora la situación bien y actúa rápido cuando tu hijo experimente los primeros síntomas. Ponte en contacto con el médico de tu hijo aunque no estés segura de la gravedad de la infección.

El tratamiento oportuno es importante porque un niño puede tener dificultades para oír mientras tiene una infección. Esto puede afectar al desarrollo del habla y el lenguaje y a las interacciones sociales si se prolonga demasiado.

 

Si tu hijo tiene dificultades para oír después del tratamiento, visita a un audiólogo certificado para que le haga una evaluación completa. Tu médico puede recomendarte un audiólogo local, o puedes utilizar esta base de datos nacional aquí (este recurso sólo está disponible en inglés).  

 

Otros riesgos para los oídos durante el verano

 

Las infecciones de oído no son los únicos problemas de oído relacionados con el verano que pueden interrumpir la diversión veraniega. Aprende cómo puedes ayudar a tu hijo a evitar los otros problemas: 
 

Oído de avión. El oído de avión (que no se limita a los aviones) se produce cuando los cambios drásticos de presión provocan un desequilibrio en la presión del oído interno y del entorno exterior. No hay mucho que se pueda hacer para evitar los cambios de presión en un avión, pero hay cosas que pueden ayudar a disminuir los síntomas y las molestias. Prueba estos consejos para que el viaje sea más placentero:

 

Para los niños más pequeños:

  • Anímalos a que tomen algo: proporcionales una bebida para que la beban a sorbos

  • Haz que chupen algo, como un chupete

  • Manténgalos despiertos durante el despegue y el descenso, para que puedan tomar medidas de prevención

Para los niños mayores:

  • Masticar chicle

  • Bostezar y tragar

  • Utilizar tapones para los oídos

  • Mantenerse despierto durante el despegue y el descenso
     

Pérdida de audición inducida por los ruidos. Este tipo de pérdida de audición se produce cuando los niños están expuestos a un ruido excesivamente fuerte. Puede producirse a lo largo del tiempo (por ejemplo, escuchando repetidamente auriculares a alto volumen), o después de un acontecimiento extremadamente ruidoso (como estar junto a la zona de lanzamiento de fuegos artificiales). Este tipo de pérdida auditiva se puede prevenir, pero una vez que se produce es irreversible.

 

El verano trae consigo muchas actividades ruidosas, como eventos deportivos, conciertos, desfiles y mucho más. Proteja la audición de tus hijos al:

 

  • Llevar protección para los oídos a los eventos ruidosos. Los niños más pequeños deben usar orejeras bien ajustadas, mientras que los mayores pueden usar tapones para los oídos. Este tipo de protectores pueden adquirirse en la mayoría de las farmacias o en Internet.

  • Utilizar una aplicación de sonómetro en el teléfono para controlar el volumen. 85 decibelios se consideran seguros durante (un máximo de) 8 horas. Ten en cuenta que muchos eventos deportivos y musicales, e incluso lugares cotidianos, pueden ser más ruidosos que 85 decibelios. Cuanto más alto sea el nivel de ruido, menos tiempo deberías pasar en ese lugar.

  • Mantener la distancia con las fuentes de ruido, como un altavoz o un escenario. Mantén al menos a 150 metros de distancia.

  • Irse del lugar si el ruido es demasiado fuerte o si alguien siente dolor o pitidos en los oídos. Si el dolor u otros síntomas continúan, acuda a un audiólogo para que lo evalúe.
     

¡Que tengas un verano saludable, seguro y lleno de diversión!
 

Regina Zappi, AuD, CCC-A, es directora asociada de prácticas de audiología en la American Speech-Language-Hearing Association (ASHA).

Traducido por Jennifer Cajina Grigsby. 

 

Acerca de Bright by Text

Los niños no vienen con instrucciones. Por eso Bright by Text envía la información que más necesitan los padres para criar a sus hijos, desde el embarazo hasta los 8 años. Para unirse a nuestro programa y recibir nuestros mensajes gratuitos basados en la edad exacta de tu hijo y en la zona donde vives, sólo tienes que enviar BRIGHT al 274 448 o hacer clic aquí. No olvides seguirnos en Facebook e Instagram. ¡Ustedes pueden, padres!

Go Back